lunes, 14 de enero de 2013

LOS PAÑALES DE TELA NO SON COSA "DE CERDAS" :(

No, no lo son, aunque lo diga con gesto de indiscutible autoridad (... y de asco) una de las madres más cool del pueblo. No lo son.
Vaya tela (y nunca mejor dicho!) con la frasecita, eh? Tuve que oírla hace ya más de un año en una feria organizada aquí mismo, en Balma, de labios de una madre estupendissssssima que se paseaba por delante de mi puesto y que, quiero creer, no se dio cuenta de que yo estaba delante, mirándola y oyendo con claridad y nitidez cada una de sus palabras:"-Bah, pañales de tela; eso es cosa de cerdas!" Así, sin miramientos, sin complejo ninguno, en mis mismísimas narices. Y yo, completamente epatada, me callé.
Mi hijo mayor ha usado pañales de tela. Mi hija pequeña los usa a día de hoy. Yo los vendo y, además, organizo talleres para enseñar a otras amatxus a utilizarlos e incluso a confeccionarlos. Hace un año, exactamente igual que hoy, contaba con información y experiencia suficiente para callar a aquella mamá maleducada, pero no lo hice; y no pasa un día, no hay un solo cambio de pañal en el que no me acuerde de aquella desagradable anécdota... 
Sé que esa mamá genial que me puso a parir tan gratuítamente no lee mi blog; estoy segurísima de ello. No obstante, por si este post llega a manos (y a ojos!) de alguna otra mamá con una opinión similar, voy a utilizar la entrada de hoy para aclarar todo lo que aquel día no aclaré y que, está visto, todavía es necesario aclarar a algunas personas. Información interesante para mamás, terapia para mí! ;)
A continuación, todo lo que aquella madre desinformada habría podido aprender aquella tarde si, en lugar de insultar, hubiera optado por preguntarme:

http://www.tucuxi.es/
 

QUÉ ES ESTO DE LOS PAÑALES DE TELA?
Son justamente eso, pañales para nuestros bebés. Tienen exactamente la misma función que los pañales comerciales de celulosa pero se diferencian en que, en lugar de ser desechables y de un solo uso, se lavan y se utilizan una y otra vez. Están confeccionados en tela, en materiales naturales como pueden ser el algodón ,la fibra de bambú o el cáñamo.
Algunos fabricantes los confeccionan en diferentes tallas, pero lo más habitual es que un mismo pañal pueda adaptarse al tamaño del bebé desde el nacimiento hasta pasados los 24 ó 30 meses. En el caso del fabricante que nosotros distribuimos esta adaptación es posible mediante un sistema de corchetes que se cierran y se abren según queramos un pañal más grande o más pequeño.

ENTONCES, SUPONEN EN CIERTO MODO UNA VUELTA AL PASADO?
Solo en cierto modo. Sí que es cierto que se recupera la idea que antaño se tenía de lo que era un pañal, pero hay que decir que los actuales pañales de tela tienen diseños mucho más cómodos y funcionales , son más fáciles de usar y se utiliza para fabricarlos materiales mejor escogidos.

QUÉ VENTAJA TIENEN SOBRE LOS DESECHABLES?
Tiene multiples ventajas, a distintos niveles. Veamos:

*Si hablamos de las ventajas PARA LOS BEBES que los usan, diremos para empezar que los tejidos naturales que utilizan estos pañales mejoran la transpiración de la piel, lo que se traduce en más confort y frescura.
Además, reducen la temperatura en la zona de los genitales (especialmente importante en los varones).
Producen menos casos de dermatitis porque minimiza los efectos abrasivos de la orina
y las deposiciones, al contrario que los pañales de celulosa que los potencian.
Los bebes suelen dejar antes los pañales porque son conscientes de que mojan el pañal.
Por ultimo, al ser más acolchados y voluminosos que los pañales comerciales, resultan muy adecuados para ayudar al tratamiento de bebes con problemas de displasia de cadera y, ademas, constutiyen un“Airbag” más confortable para las caídas de culo cuando empiezan a andar.

*También encontramos ventajas PARA LAS MAMAS, la más notable de las cuales es, sin duda, un  ahorro de costes considerable: 1.500-2.000 euros en desechables por bebé
(cálculo aproximado hasta los 2 años de edad) comparado con 300-600 euros en reutilizables. Además, una vez que el bebé deja de usarlos, la larga vida de estos pañales permite que los hermanos, primos o amigos puedan “heredarlos” y reutilizarlos, maximizando así aún más el ahorro.
No solo son más económicos sino que también resultan más cómodos porque evitan el engorro de tener que llenar periódicamente el carro de la compra con packs de pañales.

*Para terminar, diremos que no son menos importantes las ventajas que estos pañales suponen para el MEDIO AMBIENTE, puesto que por ejemplo, solo en España, ensuciamos alrededor de 1.600 millones de pañales desechables al año.
y el tiempo estimado para su completa degradación oscila nada menos que entre 200 y 500 años.
Por otra parte, los geles superabsorbentes que contienen los pañales desechables actuales poseen
muchas dioxinas, de las cuales aún desconocemos sus efectos.
Y como colofón, los pañales desechables que acaban en vertederos propagan enfermedades
a través de animales que se alimentan en dichos vertederos
Todos estos efectos indeseados sobre nuestro entorno los evitamos utilizando pañales de tela reutilizables.

HAS MENCIONADO LA COMODIDAD COMO VENTAJA, PERO… NO RESULTA MUY ENGORROSO SU LAVADO Y MANTENIMIENTO?
En absoluto.
Es cierto que el tema del lavado es un punto que echa para atrás a mucha gente cuando se plantea la opción de los pañales de tela, pero lo cierto es que el lavado de los pañales no supone un gran esfuerzo añadido al que nos suponen las lavadoras de ropa “normal” que podemos hacer al cabo de la semana.
Los pañales se lavan perfectamente en la lavadora, en un ciclo y a una temperatura normales, bien junto con el resto de la ropa del día o ellos solos, si optamos por juntar los suficientes para dedicarles una colada.
Los únicos cuidados que hay que tener en cuenta son:
-Limpiar las deposiciones de los pañales (al menos la parte más “aparatosa”…) con un cepillito o bajo el grifo antes de lavarlos.
-Utilizar muy poco detergente y nada de suavizante, ni jabón de Marsella (que podrían echar a perder la absorbencia de las telas) , ni lejía ni nigún otro aditivo. (que estropearía los tejidos) De hecho, se recomienda optar por detergentes que lleven en su composición la menor cantidad posible de enzimas etc. Los jabones más aptos suelen coincidir con los más baratos…  Es conveniente siempre programar un aclarado extra para eliminar los posibles restos de suavizante etc. que quedarían de antes en la propia máquina.
-Si queremos un extra de blancura, se puede utilizar un cacito de percarborato, vinagre o, directamente, un buen secado al sol. (…aunque el secado en secadora es perfectamente posible…) Y para desinfectar, basta con hacer un lavado extra a temperatura alta cada vez en cuando, no con demasiada frecuencia.

PUEDE TODO EL MUNDO UTILIZAR PAÑALES DE TELA?
Sin duda. Existen distintos modelos de pañales de tela, pensados para que puedan utilizarse en cualquier momento, en cualquier circunstancia y por cualquier persona.
Tenemos los clásicos y más básicos modelos, formados por una tela absorbente y un cobertor impermeable colocado encima. Son los que más se parecen a los modelos antiguos (salvando las distancias, pues los actuales cobertores son mucho más vistoso, divertidos y  bonitos que los plásticos blancos que se utilizaban hace décadas…) y son, además, los más económicos y prácticos porque el cobertor puede reutilizarse durante varios cambios de pañal ya que lo que realmente se mancha y hay que cambiar es la parte absorbente. El hecho de que conste de dos piezas, no obstante, puede parecer algo engorroso para algunas personas o en algunos momentos…
Para estas personas y estos momentos (guarderías, abuelos, cuidadores, momentos con mucha prisa…) existen los llamados pañales “Todo en Uno”, en los que las partes absorbente e impermeable están unidas, esto es, se ponen y se quitan a la vez. Tienen la ventaja de ser más rápidos de quitar y poner (de hecho, se usan exactamente igual que los desechables…) pero, por otro lado, suponen algo más de trabajo para la lavadora porque en cada cambio hay que utilizar un pañal nuevo completo. Existen modelos más frescos para el verano, y más cálidos para el invierno.
Para cuando necesitamos un plus de absorbencia (niños más mayores, noches, etc…) tenemos absorbentes de distintos tamaños que pueden añadirse a los pañales para hacerlos más efectivos.
Para las “cacas rebeldes” , pueden utilizarse gasas de celulosa de un solo uso entre el bebé y el pañal. Su función es recoger las deposiciones antes de que toquen el pañal para que, de esta forma, puedan tirarse directamente por el WC y el pañal se limpie más fácilmente.
También se fabrican pañales tipo “braguita de aprendizaje”, bañadores-pañal, etc.
Como ves, un pañal para cada momento y ocasión!

http://www.bebes.net/2009/09/10/los-panales-de-tela-son-mejores/


Queda claro, entonces, que los pañales de tela son una opción limpia, económica (mucho!!!), ecológica, cómoda y bonita. Y que los usamos familias conscientes, responsables y respetuosas con nuestros bebés, con nuestros bolsillos y con nuestro medio ambiente. 
Pero bueno, estamos hablando de respeto, así que seguro que habrá quien no sea capaz de comprenderlo...


1 comentario:

  1. A mi me gustan porque son pañales baratos y permite una reutilización, siempre es positivo!

    ResponderEliminar